Trafalgar Square

Columna Nelson

La plaza de Trafalgar o Trafalgar Square es el centro neurálgico de Londres, casi su corazón, porque de ahí sale Charing Cross, el lugar desde donde se miden las distancias, la Puerta del Sol londinense. Trafalgar Square es una plaza bulliciosa y lugar de obligado paso. Tanto, que una de las bromas que suele hacerse es que si has perdido a alguien o buscas a alguien, espéralo en Trafalgar Square, porque antes o después acabará pasando. En el mismo centro de la plaza sobresale la Columna de Nelson, de 169 pies (51,5 metros) según la última medición con láser (desde 1843 se aseguraba que eran 185 pies, 56,3 metros), en memoria del comandante que acabó con la armada española y los entonces aliados franceses en la Batalla de Trafalgar. La columna está defendida por cuatro leones de bronce, esculpidos por Edwin Landseer; y destacan sus dos fuentes, obra de Edwin Lutyens (las fuentes son escasas en Londres). La plaza se acabó de construir en 1845, 25 años después de que el rey Jorge IV encargara a John Nash que la urbanizara. Fue Charles Barry el arquitecto que concluyó el proyecto. La denominación antigua era Plaza de Guillermo IV. El cambio se debe a George Ledwell Taylor. Desde hace unos años es el lugar al que los diferentes colectivos sociales acuden también a manifestarse o a reclamar derechos y el lugar en el que se celebran los actos de celebración o de repulsa. Por ejemplo, en Trafalgar Square se celebraban las vigilias tras los atentados terroristas del 7 de julio de 2005, como ejemplo del primer caso, y la celebración de la concesión de las olimpiadas a la ciudad para 2012, como ejemplo del segundo. Si vas a Londres por Navidad, además, verás un gran árbol iluminado, regalo cada año de Noruega, desde que fue liberada de los nazis.

En la zona norte de la plaza está la National Gallery y al este la neoclásica iglesia de St Martin’s-in-the-Fields. Son los dos monumentos más destacados en esta plaza repleta siempre de palomas, y que han dado algún que otro susto a los londinenses, como el día en que fue detenida una persona que llevaba atrapadas 1.500 palomas y que presuntamente había estado vendiendo a bares o restaurantes.

Trafalgar Square de noche

Pero si hay una curiosidad en la plaza es la de la llamada Cuarta Columna o Fourth Plinth. En la esquina noroccidental hay un pedestal cuya figura no siempre es igual y que dista mucho de lo que son las otras estaturas del entorno, y sobre el que muchos se preguntan por qué está así. En principio, en el diseño original, iba una estatua destinada a homenajear la historia nacional, algo parecido al monumento ecuestre del Rey Jorge IV, que ocupa una de las otras tres columnas o pedestales. Sin embargo, no hubo suficientes fondos públicos y el proyecto quedó inconcluso. La columna estuvo vacía durante muchos años, hasta que la RSA (Real Sociedad para la Promoción de las Artes, la Manufactura y el Comercio), propuso en 1999 que fuera un espacio en el que se mostrara arte contemporáneo. Desde entonces se han sucedido ya varias esculturas, como Ecce Homo, de Mark Wallinger (1999), Regardless of History, de Bill Woodrow (2000), Monument, de Rachel Whiteread (2001), etc. Las últimas han sido, la de Marc Quinn, llamada Alison Lapper Pregnant, colocada en septiembre de 2005, y en abril de 2007 se colocará Hotel for the Birds, de Thomas Schutte. La cuarta columna o plataforma ha sido muchas veces usada en la publicidad para mostrar productos sobre el pedestal. Si queréis echar un vistazo a la plaza, hay una webcam en Trafalgar Square que se actualiza cada cinco segundos.

Fotos: Periodistas ante la columna de Nelson, de Luke Robinson; Trafalgar de noche, de Natmandú.

 

Comments are closed.